El éxito de una Organización no sólo depende de su producto o modelo de negocio, sino también de cómo las personas que la componen se alinean con su propósito y estrategia. Las personas construyen y dan vida a las Organizaciones. Su actitud, capacidad y fuerza es la que condiciona el devenir éstas.

 

Hasta hace unos años, la estabilidad de los mercados era la característica del entorno con la que se encontraban las empresas, con alguna alteración más o menos fuerte por variaciones en la competencia, pero se podía decir que trabajando de un modo eficiente las empresas podían alcanzar sus resultados. Las personas eran recursos orientados a la eficiencia y a la ejecución de tareas.

 

Hoy la realidad es bien distinta. Los cambios se aceleran, y el éxito del negocio ya no depende del modo cómo hemos trabajado siempre. Principalmente porque los paradigmas sobre los que se asientan las industrias cambian por impulso de la tecnología y la globalización. Desaparecen las fronteras entre industrias y aparecen nuevos modelos de negocio que alteran la “paz” de las Organizaciones. El éxito del presente ya no garantiza el éxito del futuro.

 

La clave está en la transformación cultural de las Compañías. Tenemos que evolucionar las empresas desde una cultura basada en la estabilidad de su entorno a un modelo basado en la incertidumbre. Las personas pasan de ser recursos orientado a tareas previsibles y organizadas a recursos de valor que aportan y se comprometen con la Organización.

 

Para que esto ocurra hay que construir los puentes necesarios hacia esa nueva cultura. Esto es lo que hace Intervention Thinking a través de su metodología. Construimos con la Organización el marco necesario y acompañamos hacia ese nuevo modelo de futuro.

Nuestra metodología de creatividad estratégica nos permite diseñar nuevas experiencias tangibles de negocios desde el valor de las personas.

Tags:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.